Nacionales

En un hecho confuso, un niño de 10 años murió anoche como consecuencia de una presunta bala perdida

En un hecho confuso, un niño de 10 años murió anoche como consecuencia de una presunta bala perdida, cuando jugaba con otros niños amigos suyo, a la orilla de la línea férrea, en la comunidad Adesco Flores, de Ilopango, departamento de San Salvador.

La víctima fue identificada como Samuel Alexis Mendoza Escobar, de 10 años, quien este año concluyó su cuarto grado de estudios básicos y soñaba con ser un futbolista profesional.

Según se informó extraoficialmente, en la zona la policía perseguía a un grupo de pandilleros, y luego se produjo un intercambio de disparos entre los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y los delincuentes.

De repente el menorcito recibió un balazo en el pecho (torax) y cayó al suelo, sus amiguitos al ver la escena se quedaron paralizados y presa del pánico. Tras conocerse el hecho al lugar se presentaron miembros de Comandos de Salvamento para auxiliar al niño, pero había fallecido.

Los vecinos del lugar creen que la bala que impacto en el tórax del niño Mendoza Escobar fue disparada por agentes de la Seccion Tactica Operativa (STO) de la PNC y hacen un llamado a la Fiscalia General de la República y los Derechos Humanos a investigar el hecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *